Para interpretar una imagen, nada como una sencilla y sin florituras, que nos exija poco esfuerzo de atención y dedicación para su comprensión. Lo ideal es que la imagen diga más que las palabras que lo acompañan. Las sensaciones obtenidas en una primera impresión son las que luego recordamos más fácilmente.

Comments are closed.